Alas en la noche (1935)

Una reseña de Ricardo Campos Urbaneja.

Veamos Alas en la noche (1935) de James Flood (Director de cine mudo y sonoro, durante los años veinte a cuarenta. Quizás podamos destacar dentro de su filmografía Marriage by Contract, The Lonely Road, Shangai, pero especialmente esta de la que quiero hablarles Wings in the Dark). Para esta película contó con dos actores que formaron pareja a lo largo de sus trayectorias en tres films, Alas en la noche, El solterón y la menor y Los Blandings ya tienen casa. Les estoy hablando de la pareja formada por Cary Grant y la guapísima Mirna Loy (Esta actriz de cine mudo, sonoro, teatro y televisión, también fue bailarina. Aunque nunca fue designada a los premios Óscar, le concedieron uno honorífico en 1990, por su aportación al séptimo arte. Entre sus interpretaciones más destacadas si eso es fácil, dado que trabajo en innumerables películas a lo largo de su vida, quizás serían la primera versión de Ben-Hur (1925), Un yanqui en la corte del Rey Arturo, La máscara de Fu-Manchú, El enemigo público número uno, Adán sin Eva, Los mejores años de nuestra vida, Aeropuerto 75 y las tres en las que compartió pantalla con Cary Grant, aunque seguro que he omitido alguna que merecería estar aquí).

En esta película nos encontramos a Ken Gordon (Cary Grant) que es un aviador que está intentando perfeccionar ciertos sistemas para que volar en la oscuridad y entre la niebla sean más seguros. Sheila Mason (Mirna Loy), es una acróbata del aire que trabaja para Nick Williams (Roscoe Karns), ella se enamora de Gordon, pero su cariño es correspondido con cierta frialdad, dado que se conocieron en circunstancias adversas cuando a él, le niegan volar hasta París sin paradas. Él sufre un accidente en una explosión de gas, quedándose ciego, lo que nos muestra una interpretación formidable de Cary Grant, al interpretar a un invidente. Gordon, que se ha retirado al campo en compañía de su fiel mecánico, Mac (Hobart Cavanaugh), recibe un obsequio de Sheila que le ayudara y hará compañía, un perro guía. Intenta convertirse en escritor pero sus escritos reciben rechazos y nunca descubrirá que los cheques que reciben proceden del dinero que recibe Sheila por sus acrobacias arriesgadas, conseguidas por Williams su jefe.

publicity still for the 1935 movie “Wings in the Dark”

El avión de Gordon es confiscado por los fabricantes por falta de pago y Sheila, decide aceptar un trabajo arriesgado que les harían ganar mucho dinero para poder recuperar dicho avión. Volar desde Moscú a Nueva York. Durante el vuelo, consigue llegar sin problemas hasta Newfoundland, Portland y Boston por radio, mientras escucha la voz de Graham MacNamee hace público el peligroso viaje. Gordon al escuchar esto se da cuenta de cuánto la quiere. Junto a Mac se dirige hacia el hangar para coger su avión confiscado y emprender un vuelo a través de la niebla, para ayudar a Sheila, dado que tiene poca gasolina y desconoce su ubicación exacta. Logrando ponerse en contacto por radio con ella, la declara su amor y también que prefiere alejarse de ella y de todos, debido a la carga que supondría para su amada, mantener a un ciego al que le han quitado sus alas y el poder crear artilugios que ayuden a los pilotos. Cuando se asegura de que Sheila ya esta a salvo, gracias a los instrumentos que el mismo había inventado, decide volver a surcar el cielo y distanciarse de su mundo. Pero ella no quiere perderla y provoca un leve accidente con sus aviones para evitar la marcha de su amado.

En esta película veremos especialmente dos momentos espectaculares, al comienzo veremos a Mirna Loy surcando el cielo para escribir un texto en el cielo con acrobacias increíbles y, las escenas finales del rescate que nos dejarán unos instantes visuales impresionantes y magníficos. El resultado general de este film de cerca de ochenta minutos, es que es una bonita y hermosa película para ver en familia, con el atractivo de una pareja fantástica como lo son Grant-Loy. Donde Cary Grant nos ofrece una espléndida interpretación en el trágico papel del joven aviador, y Myrna Loy está correcta para un papel que algunos pensaron en su época que no era el más adecuado para ella.

Roscoe Karns lo tiene quizás más complicado al ser el jefe de la aviadora joven, temeraria y comprometida por la causa de su corazón. Pero que nos deja momentos algún momento divertido que nos hará soltar alguna risa. El pequeño papel del compañero de Grant, interpretado por Hobart Cavanaugh, constituye un complemento agradable y que fue una sorpresa positiva cuando se estreno en los cines.

Dean Jagger, Russel Hopton y Matt McHugh salen airosos en sus cortas apariciones, y James Flood, el director, hace un trabajo aceptable y bueno con todo el reparto. En lo que referente a la fotografía, merece especial atención el metraje que transcurre en el aire de Earl Robinson. Siendo esas escenas para los años en que se rodó el largometraje de primera categoría.

Sin más que añadir, les recomiendo que Alas en la noche (1935) sea su próxima aventura por los cielos de las aventuras increíbles y entretenidas.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here