Anna Karenina (1935)

Por Ricardo Campos Urbaneja.

Estamos ante la mejor adaptación cinematográfica, de la celebre novela del escritor ruso Leo Tolstoi. Siendo esta película de las primeras que se realizaron sobre la celebre obra maestra de la literatura, que fue publicada en 1877. En este film nos encontramos a un elenco formidable de profesionales, donde destaca el genial director Clarence Brown, del que ya hablé en anteriores reseñas. Que supo contar con una nómina de actores sobresaliente, donde no podía faltar la siempre divina Greta Garbo en el papel principal, interpretando de manera inolvidable y excelente, al personaje que da nombre al título, por el que obtuvo el Premio del Círculo de críticos de Nueva York a la mejor actriz. Junto a ella, el oscarizado Fredric March del que ya les hablé en otra ocasión. Como esposo de la protagonista y completando el trío amoroso de esta trágica historia de amor, desamor y celos, tenemos a Basil Rathbone (Actor británico que se hizo especialmente famoso por sus interpretaciones de Sherlock Holmes o de elegantes villanos en películas de espadachines como El signo del Zorro y Robín de los bosques. Que tiene tres estrellas en el Paseo de la Fama de Hollywood, como actor de cine, por su dedicación a la radio y por su trabajo televisivo. Dentro de su filmografía podemos destacar, aparte de las películas sobre el famoso detective de Baker Street, David Copperfield, Los últimos días de Pompeya, El capitán Blood, Historia de dos ciudades, Romeo y Julieta y Si yo fuera rey), junto a estos tres formidables mitos del cine tenemos a Freddie Bartholomew (Actor infantil británico que entre sus mayores éxitos destacan, David Copperfield, Anna Karenina, El pequeño Lord, Capitanes intrépidos, Lloyds of London y Professional Soldier) y Maureen O´Sullivan (Actriz irlandesa, que se hizo muy popular al interpretar el papel de Jane, la compañera de Tarzán, junto a Johnny Weissmüller. Dentro de su filmografía podemos destacar, Un yanqui en la corte del rey Arturo, Fantasía del porvenir, las seis películas de Tarzán, Extraño interludio, La cena de los acusados, El hombre delgado, Un yanqui en Oxford, El reloj asesino, Peggy Sue se casó, Hannah y sus hermanas, etc… Debemos resaltar que además es la madre de la actriz Mia Farrow, que tuvo con el guionista de La fuga de Tarzán, John Farrow).

Quien haya leído esta novela, sabrá que Anna Karenina (Greta Garbo) es la esposa del oficial zarista Karenin (Basil Rathbone). Mientras trata de que su hermano Stiva (Reginald Owen) le sea fiel a su esposa, ella termina cediendo a los encantos que le ofrecen un militar que es Conde y que conoce en la estación de un tren, que se llama Vronsky (Fredic March). Esta relación arruina su matrimonio, donde su esposo la impide visitar a su hijo Serguei (Freddie Bartholomew) hasta el punto que le dice a su hijo que su madre ha muerto. El mayor problema vendrá cuando Vronsky, se distancia de ella debido a su interés por volver a reunirse con sus compañeros militares a los que ha tenido que alejar de su vida, por Anna. Finalmente decide regresar con las tropas rusas, para luchar contra los turcos en una guerra, para de ese modo en cierto modo alejarse del empalagoso amor que Anna le ofrece. Lo que los reproches y demás dejan a la pobre en el abismo social. En el cumpleaños de su hijo se presenta con unos regalos y su hijo sabe que no esta muerta, pero la servidumbre tras dejarla un tiempo a solas con Serguei, la fuerzan a irse dado que Karenin se ha levantado, pero no logra evitar el encuentro y éste, la expulsa y repudia de su casa, prohibiéndola que vuelva jamás por ahí, a ver a su hijo. Ese cúmulo de desgracias, la terminan llevando al suicidio. Terminando su vida en las vías de una estación bajo un vagón de tren, al igual que sucedió al principio de la historia con un hombre que termino arrojándose del mismo modo para acabar con sus desgracias.

 

Sobre Anna Karenina podemos decir, que es una obra maestra con formidables efectos visuales de cámara, como al principio de la película donde se nos muestra en una sola toma en movimiento, toda la mesa larga donde se reúnen los soldados rusos, llena de candelabros, platos repletos de riquísimos manjares, botellas de bebida y copas. En la que podemos ver a todos los soldados cantando al unísono una canción. Momento espectacular de enorme calidad técnica para aquellos tiempos, donde todo estaba por descubrirse y no se disponía de las tecnologías actuales. Una película que nos brinda una ambientazo perfectamente plasmado en pantalla, con paisajes nevados y festejos de la alta sociedad, dignos del mejor Hollywood de la época, como no podía ser otra manera si detrás esta la Metro Goldwyn-Mayer.

Se han hecho numerosas adaptaciones de esta obra maestra de Leo Tolstoi, algunas con mejor éxito que otras, pero no cabe la duda, que para muchas generaciones Anna Karenina es Greta Garbo, y esta versión cinematográfica es sin ninguna duda, de las mejores y con diferencia. Donde los actores desbordan talento y profesionalidad, en la que sus interpretaciones son sublimes e inigualables.

Así que si tienen ocasión de verla, no lo duden Anna Karenina (1935) es una película que debe formar parte de las mejores de la historia del cine, y no sólo por su perfecta recreación, si no, por la profesionalidad que se respira en cada metraje de ella.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here