Bird Box: A ciegas (2018)

Por Rober Ortega

Ya va a ser costumbre que Netflix, a finales de año, nos traiga un boom. En esta ocasión han sido dos: Roma y Bird Box. Susanne Bier, creadora de la magnífica serie El infiltrado, aparte de ser realizadora de películas como Serena o Cosas que perdimos en el fuego, nos trae esta propuesta postapocalíptica encabezada por Sandra Bullock y con una serie de secundarios de lujo, como son John Malkovich, Sarah Paulson o Jackie Weaver, lo cual convierte este producto en algo muy apetecible a simple vista (a hechos me remito, en dos semanas ya la habían reproducido 45 millones de usuarios de Netflix en todo el Mundo).

La cinta se basa en la peripecia río abajo de una madre y sus dos hijos (uno realmente, pero siendo el fin del mundo, como si fuesen dos) tras un devastador ataque alienígena que obligaba al ser humano a suicidarse en caso de no ir con los ojos tapados, así que tendrán que recorrer dicho río con una venda en los ojos.

Media película se nos presenta en forma de historia pasada, flashbacks que son más útiles y necesarios que la propia experiencia del río, donde nos narra brillantemente lo ocurrido 5 años atrás hasta llegar a ese momento de buscar una salida por ese río (donde supuestamente hay una comunidad que busca supervivientes). Los 15 primeros minutos donde ocurre el primer ataque invisible son sin duda lo mejor de la película: crudeza absoluta.

Sin embargo, hay mil dudas que invaden mi loca cabecita tras haber visto las dos horas de película, y la primera sería el porqué, el cómo, ya que nos ocultan esas dudas que podemos llegar a tener. Supongo que la novela en que se basa Bird Box, de Josh Malerman, tendrá alguna respuesta a todo ello, como el porqué los locos son tan inmunes a los supuestos bichos, o porqué no nos permiten ver nada, ya que todo el conjunto es evitar mirar, escapar y poco más, y se me hace como si fuese un intento de darnos tensión pero siendo una tensión invisible, completamente psicológica, lo cual me ha terminado por agobiar. Me gusta ver en una película de qué escapan sus protagonistas, cómo es un bicho malo, un monstruo, un alien, porque aquí solamente vemos las hojas moverse y punto final. A su favor diré que juega mucho con el espectador sin necesidad de utilizar efectos digitales consiguiendo en cierto modo su propósito.

Buena película de Netflix, con guión de Eric Heisserer (Arrival: La llegada) que consigue lo que se propone: darnos una dosis de tensión, con buenas interpretaciones (incluída la propia Sandra Bullock, quizá en uno de los mejores papeles de su carrera) y una dirección perfecta.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here