Bohemian Rhapsody (2018)

Por CHRISTIAN NIETO

Bohemian Rhapsody  es toda una gozada visual y crítico que veáis que dice lo contrario miente como un bellaco.

Hoy hablamos de esta gran propuesta de Bryan Singer terminada por Dexter Fletcher.

Su trama es bien sencilla: Freddie Mercury forma junto a Brian May, Roger Taylor y John Deacon la banda Queen, a partir de ahí se sucederán los conciertos, las mieles del éxito, también los problemas de la banda y la vida de esa leyenda que fue Freddie Mercury.

Decir mucho más sería caer en el spoiler, pero sus últimos veinte minutos son alucinantes, de aplaudir hasta que sangren las manos, y la experiencia de verlo en cine (incluso en IMAX para los que se animen a ello) es casi obligada. Huelga decir que no es tanto una película de Queen como una película de Freddie Mercury, sin embargo ahí llega uno de los problemas y es la cantidad de errores que tiene como biopic.

 

Pese al asesoramiento del mismo Brian May, guitarrista de la banda, la película cae en numerosos errores e incongruencias, unos entendibles para la narrativa de la película (en fechas por ejemplo) mientras que los otros son sencillamente imperdonables.

Los actores principales están excelentes en sus papeles, desde Gwilym Lee como Brian May, Ben Hardy como el baterista Roger Taylor, Joseph Mazello como un (desaprovechado) John Deacon o Lucy Boynton como Mary Austin, con especial atención también para Aidan Gillen, venido tras interpretar al Meñique de Juego de Tronos y poniendo aquí cara a John Reid, manager de la banda.

Pero si hay un actor que supera a todos y suena mucho para la carrera de los Oscars no es otro que Rami Malek en su excelsa interpretación de Freddie Mercury, haciendo creer al espectador que él es Freddie, imitando sus gestos y hasta su voz en la muy recomendable versión original de la película.

La elección de la música es sencillamente genial, pudiendo encontrar temas ya míticos en la música como Bohemian Rhapsody, Radio Ga GaWe will rock you, y hasta Under pressure, la canción que comparten con David Bowie, entre muchas otras.

Terminamos diciendo que la película es todo un caramelo para los fans de la mítica banda, que disfrutarán como niños viéndola, sí se echa de menos un tratamiento más profundo de la homosexualidad de Mercury, además de permitirse demasiadas licencias. Pero sería querer rascar mucho en una película que es un gran disfrute tanto auditivo como visual y que cumple con lo que promete de forma excelente.

En definitiva, una película muy recomendable hecha por y para fans de la banda.

God save the Queen!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here