Garitano se plantaba con un equipo muy ofensivo aun dejando en el banquillo a Januzaj, y con un banquillo lleno de delanteros, en una clara muestra de que iba a por el partido ante un Getafe que se suele mostrar muy defensivo.

Y así, con un regalo totalmente navideño de un Gorosabel que puso en aprietos a Moyá, dejó el balón en bandeja a Molina, que atónito daba un buen toque al balón tras el despeje de Moyá y con la portería vacía. El coliseum se frotaba los ojos, a sabiendas que su equipo iba a ser capaz de ser defensivo…y que era sólo el minuto 3. En el 10 Theo emulaba la galopada que hizo en el 3, donde regaló el balón al Getafe, y en esta ocasión centró a la nada, y posteriormente Juanmi quedaba en fuera de juego abortando la ocasión. En el 13 nuevamente Theo centraba y esta vez su buen centro era rematado con rosca por Oiarzabal, pero se iba fuera.  El Getafe hacía otra gran ocasión en un remate individual de Djene, que de la nada lanzaba el balón al larguero. Y ya poco más haría el Getafe… En el 19 nuevamente en fuera de juego, Juanmi lanzaba una tímida vaselina a gran pase de Illarra. La Real seguía al ataque, con cabeza y buscando equilibrar el marcador. Zubeldia daría un buen pase a Juanmi en el 20, pero su control lo despejaría la defensa y en el 24 Theo realizaría un gran centro al que Sandro necesitaría un poco más de ímpetu para llegar, cuando ya casi se cantaba el gol. Juanmi volvía a probar al portero, en un remate que se iría a las manos directamente.  El Getafe tendría dos ocasiones en una falta lanzada sin peligro y un balón muerto en el área que despejaría la defensa tras varios toques peligrosos. En el 35 Sandro centraría a Moreno, que aunque en fuera de juego, hacía lucirse al portero rival. Le Normand vería  la tarjeta en una falta, al igual que lo había visto Willian José tras propinar un codazo al rival en la disputa de un balón. Antes del descanso la Real tendría varias ocasiones más. En el 41 Oiarzabal realizaba un gran control y su pase no llegaba por poco a Willian José; en la siguiente jugada el brasileño volvía a tener una ocasión, esta vez de cabeza, pero rematado sin peligro.  La Real jugaba bien el balón, y en una de ellas Juanmi daba un buen pase a Willian José, que quedaba en fuera de juego.  Y para finalizar la primera parte, Juanmi y Willian José realizaban una jugada en la que éste último se dormía.

En esta primera parte la Real mereció más por ocasiones, pero sus delanteros volvían a mostrar falta de confianza de cara al gol y muchas de las ocasiones eran abortadas por fueras de juego. Una pena, porque el planteamiento de Garitano no era malo, pero entre el regalo inicial y la incapacidad rematadora, la Real se iba al descanso con la necesidad de un cambio.

Y el cambio fue dar entrada a Llorente por un lesionado Gorosabel. Y este cambio daba consistencia a la Real, con una defensa de tres centrales, con Sandro y Theo dueños de las bandas. En el 49 Llorente galopaba hasta arriba por la banda derecha y centraba a Sandro, que no acertaba en el último toque. Movían bien el balón y no sufrían en defensa. Ello presagiaba una segunda parte con más alternativas, mientras Bordalás se desesperaba en la banda, ante la superioridad realista.  En el 52 Oiarzabal realizaba una buena jugada, pero en el último pase no acertaba, cuando Willian José se quedaba ya sólo.  Oiarzabal poco después centraba a Juanmi, que obligaba a David Soria a emplearse a fondo y realizar una gran parada. Willian tendría una ocasión más en el 57, donde una falta previa hubiera supuesto una gran ocasión, pero la ley de la libertad le dejó el balón al brasileño que lanzó fuera de portería; y Juanmi seguidamente lanzaría desde fuera del área un tiro que se iría fuera por poco.

El Getafe sufría, la Real dominaba el balón y era quien creaba el peligro, pero hoy no era el día de los delanteros. En el 62 y 67 crearía peligro el Getafe, pero sus contras eran abortadas en falta por Illarramendi (con tarjeta para el mutrikuarra) y por la defensa limpiamente la otra. Y ahí, se terminó la pírrica actuación ofensiva del Getafe. En el 68 Garitano daría entrada a Januzaj por un Sandro que esta vez no estuvo tan ansioso, y peleó mucho. Los aficionados realistas se frotaban las manos, pues la Real dominaba, y el mago belga volvía al equipo. En la siguiente ocasión Willian José se preparaba para entrar por banda, y Oiarzabal hacía una falta infantil, abortando una posible ocasión. La Real no estaba para regalar estas ocasiones, pues aun siendo superiores en al segunda mitad, tampoco estaba creando muchas ocasiones. En el 73 Januzaj hacía una buena jugada, que posibilitaba un buen centro de Theo y Willian José remataba fuera. Theo no había aparecido hasta entonces, y la Real lo sufría, ya que tampoco tenía banda derecha. Y Garitano dio entrada a Bautista por Juanmi, pero el joven delantero nuevamente se diluía en el campo. Tal vez le faltó un cambio más al entrenador, dando entrada a Zurutuza, que hubiera dado más pausa y movilidad al balón…pero ya era tarde. Hasta el 88 no tendría la Real otra ocasión, esta vez en los pies de Bautista, que recogía un remate fallido de cabeza de Willian José y su tiro se encontraba con el cuerpo de un defensa. Y así finalizaba prácticamente el partido, que con 3 minutos de prolongación, veía como Theo sufría una carga en el área en el 93, pero el árbitro no quería complicarse la vida en un partido que había sido sencillo para él.

La Real mereció más, aunque fuera un empate, pero la pólvora está mojada y se volvieron a ver la dificultades ofensivas de un equipo que hoy volvía a estar repleta de jugadores ofensivos. En defensa no se sufrió casi, con una Real bien posicionada, y con una defensa seria que únicamente tuvo el error del gol, y ello, penalizó el partido completamente. Garitano deberá meditar si el juego de Willian José llegando casi a posiciones de mediocampista son las más apropiadas para una Real que se lamenta de la ansiedad de sus delanteros, que no ven puerta. Sandro, Juanmi y Willian José son el fiel reflejo de la desesperación cara a gol, y ello es un lastre cuando se hacen regalos en forma de gol a los rivales. Hoy fue el Getafe y la jornada pasada el Valladolid, quienes agradecieron los regalos pre navideños de los Donostiarras. La Real se complica sola en la tabla, cuando hizo méritos para puntuar en los últimos tres partidos, que ha perdido por un único gol de diferencia en todos ellos…pero sin ver puerta los realistas.

Y ahora llega a Anoeta el Alavés, en un derby, con un equipo lanzado en liga y otro timorato en casa que sólo ha sido capaz de vencer ante el Celta en ambos partidos en casa. La Real necesita secar la pólvora y dar en la tecla de los goles, porque lo demás sí está mejorando…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here