Garitano se plantaba ante el Levante con un arsenal de delanteros en el banquillo, y con una defensa de cinco, que dejaba a las claras su deseo de dar fuerza a una defensa con tres buenos centrales y dos laterales muy capacitados para subir por sus respectivas bandas. Pero la pizarra se desmoronó en el minuto 3 a remate de Chema, que se beneficiaba del golpeo del balón sobre Llorente y Moyá no podía hacer nada. Un duro golpe, del que la Real no levantaba cabeza, y el Levante comenzaba a jugar dominando el balón y con peligro claro. La Real agazapada en su campo, se iba quitando la presión local en los minutos 7 y 9 en sendas contras, pero que no culminan en nada de peligro. La Real tendría una ocasión en las botas de un individualista Theo en el 24 y hasta el 45 no tendría la mejor ocasión, a tiro de Januzaj con su pierna derecha.

Y Garitano daba ya instrucciones a pie de campo a Zurutuza antes de terminar la primera parte…y entraba en el descanso, para hacer un cambio que al final fue decisivo. Garitano mostraba que es es un entrenador capaz de cambiar de sistemas en los partidos, y el atrevimiento daría sus frutos. Gorosabal dejaría el campo a un Zurutuza con hambre de balón, y se volvería a una defensa de 4, pero con más jugadores de creación y ofensivos. En el 53 Illarramendi vería su quinta tarjeta que le imposibilitará jugar ante el Celta en Anoeta y en 54 se vería otra curiosa jugada entrenada, en la que Oiarzabal se tumbaría detrás de la barrera, para parar una falta botada por Bardhi. Y seguidamente entraría Juanmi, para dinamitar la ofensiva de la Real, sustituyendo a Zubeldia. Y con estos dos cambios la Real encontraba el movimiento de Zurutuza y las diagonales de Juanmi. Y en el 60 Moyá sacaba con los dos brazos un balón botado de falta por Bardhi, mostrando unos buenos reflejos. Acto seguido la Real tendría su mejor ocasión, con una triple ocasión en la que dos defensas blocaban dos tiros de Oiarzabl y Willian José y Theo culminaba la jugada con un remate que se iría fuera por poco. Nuevamente Moyá sacaba una espléndida parada con el brazo derecho estirado a tiro de un incisivo Bardhi. Pero la Real comenzaba a inquietar a Oier y Willian José no era capaz de rematar un gran centro de Elustondo, que bien parecía no esperarlo, y Theo volvía a realizar un tiro desde fuera del área sin encontrar portería. Y en el 71 Jason perdonaba un remate a bocajarro a centro de Bardhi, cuando Moyá se quedaba ya clavado en la portería…peor esta vez, la Real daba el golpe en la siguiente jugada, con un buen remate de Theo que aprovechaba una excepcional combinación entre Januzaj y Oiarzabal. Theo realizaba un feo gesto a la grada, tratando de silenciarlos, y de paso daba justicia al partido tras el gol de rebote del Levante.

Pero quedaba tiempo, la Real era más vertical con los cambios, y el Levante se desmoronaba sin hacer cambio alguno todavía. En el 74 Januzaj avisaba con una contra que a punto estuvo de finalizar, si no hubiera sido por el toque de un defensa en el último suspiro. pero esa era la antesala de la gran jugada del segundo gol realista, donde Januzaj daba un gran pase a Juanmi, que cortaba en el área y con un toque sutil y rápido, dejaba a contrapie a Oier y marcaba el segundo. La alegría volvía a los rostros de los jugadores y sobre todo al juego del equipo. Y en esas, en el 76 la Real volvía a tener una gran ocasión, en un pase de Theo que Oiarzabal no llegaba por un defensa que cortaba la jugada. pero en el 82 la real sentenciaba el partido, en una gran contra en la que  una combinación de Juanmi y Oiarzabal, culminaba este último con un sutil toque al fondo de la portería. La Real se gustaba y devolvía el juego alegre de la primera parte al Levante, pero con eficacia demoledora.

Y ya poco más se pudo ver por parte del Levante, merced al juego bonito y alegre de la Real que tendría una ocasión de Oiarzabal a pase de Willian José que se iba un poco largo en el 85 y un intento en jugada individual de Zurutuza en el 92, no sin antes haber una fea jugada sobre Januzaj, que se saldaba con tarjeta para ambos jugadores, sin que Januzaj hubiera hecho nada. Pero el árbitro quiso ser salomónico y no complicar un partido que le había ido bastante tranquilo.

Y con esta victoria Garitano mostraba una de las credenciales con las que llegó a la Real, de ser un entrenador al que no le temblaba replantear el partido, hacer cambios de sistema. Y este sábado se vio una Real más alegre en la segunda parte, tras una primera en la que su sistema se vio desarbolado por un gol y un empuje local, que no debió medir, y que le hizo tener que cambiar todo en el descanso. Pero la Real ha recuperado una mejor versión de Willian José que ha estado en muchos espacios del campo, peor tan perdido como el partido anterior. Donde Theo ha tenido más cabeza a la hora de llegar al área rival, o donde la defensa ha mostrado una gran solidez. Y arriba, Januzaj ha sido importante aunque no tan decisivo como el partido anterior, pero porque los de al lado han mejorado. Hoy se ha visto a Oiarzabal gozar en el último tramo y Juanmi ha sido el cuchillo revulsivo con el que Garitano tiene un as para partidos atascados como el de hoy.

Y ahora a esperar a las selecciones, a que los Llorente, Zubeldia, Oiarzabal o Januzaj vuelvan enteros y que la Real comience a despegar en esta liga donde lleva un balance extraño de 1 de 18 puntos dura de casa y unos pírricos 3 puntos en Anoeta, donde no conoce la victoria. Toca esperar al Celta en Anoeta el día 26, y tal como pasó en San Mamés que también se ganó por 1-3, se van al parón con una alegría necesaria para seguir progresando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here