Partido de libretas: clavados y con la única magia de Januzaj (0-0)

Por Urko Galarraga

Garitano presentaba en Anoeta un equipo más bien ofensivo, con la entrada de un Januzaj que ya brilló ante el Celta, y con la compañía de Juanmi y Willian José. Anoeta vibraba con el himno de la Real, cantado a capela por un estadio lleno con una buena imagen, con 24.800 espectadores.

El Sevilla se plantaba en Anoeta con un equipo repleto de jugadores de medio campo, defensivo y entregando el balón a la Real en el inicio del partido. En el minuto 6, un galopante Theo centraba a Juanmi, que remataba fuera en una clara ocasión. Sería la única ocasión clara del delantero en todo el partido, y de lo poco claro que tuvo la Real en esa primera parte. En el 23 llegaba el segundo homenaje, esta vez para un Sangalli que estaba en el estadio viendo el partido. La Real seguía sin ser capaz de crear peligro más allá de las jugadas de Januzaj o las galopadas de un Theo que era incapaz de terminar bien las jugadas. Y en ello el Sevilla tenía una gran ocasión en los pies de Banega, que Moyá respondía de una forma impecable. En el 37 Elustondo realizaba una gran internada que su centro rebotaba en jugadores del Sevilla y en el 44 Januzaj realizaba un tiro que se iba fuera por poco. Así finalizaba la primera parte, con un Sevilla acorazado y una Real que se movía con algo de criterio por parte de Illarramendi, y con las internadas de un Januzaj mágico y un Theo que no terminaba de encontrar a compañeros y errante en los centros. Y la mala imagen de un Willian José fuera de toda zona de peligro y un Oiarzabal desaparecido una vez más.

El Sevilla comenzaba dando sensación de peligro y la Real se mostraba algo más temerosa, y no era capaz de crear peligro hasta el minuto 51 con una jugada individual de Januzaj tras una buena presión del belga. En el 53 nuevamente Januzaj probaba suerte en un disparo lejano que se iba a corner. Y en este corner, el Sevilla montaba una contra que Navas tiraba fuera por poco. El Sevilla había estudiado bien esos lances y creaba un peligro enorme. En el 61 Januzaj volvía a hacer una gran jugada que Oiarzabal no llegaba por poco. Y Garitano realizaba su primer cambio, dando entrada a Zurutuza por un inoperante Oiarzabal, con el claro objetivo de dar más sobriedad al centro del campo y tener más juego. En el 67 Willian José remataba un buen centro de Elustondo que se iba a manos del portero. Garitano daba entrada a Sandro para imprimir más garra al ataque realista por un Juanmi que sólo había realizado la ocasión del minuto 6. Machin por su parte daba entrada a un centrocampista como Roque Mesa por un delantero, para contrarrestar la libreta de Garitano. En el 73 Sandro tendría la gran ocasión del partido, tras una gran jugada del equipo, y cuando se quedaba sólo ante el portero, pegaba una patada directamente al suelo…y ahí se esfumaban las ocasiones realistas. La Real jugaba mejor, pero Sandro se mostraba impreciso en centros y remates, y las faltas botadas no creaban peligro. En el 84 Moyá sacaba una buena mano en un centro peligroso del Sevilla y en el 87 nuevamente la Real regalaba una contra al Sevilla tras botar un corner a su favor. En esta ocasión Roque Mesa lanzaba incomprensiblemente fuera un remate cuando se encontraban cinco jugadores sevillistas ante tres de la Real. En el 88 Bautista sustituía a un Willian José que había realizado un muy mal partido, en un cambio incomprensible, por la tardanza. Y ya no quedaban muchas opciones. Una falta botada por Sandro a la barrera en el 89, una nueva contra del Sevilla tras corner sacado por la Real (esta vez sin peligro) y una última falta y corner botados tras una falta en el lateral sobre un Januzaj, que sorprendentemente se mostraba fresco en los últimos minutos.

Y poco más hubo en el partido, más allá de un insuficiente punto ante un Sevilla que tenía claro que su juego pasaba por anular a la Real y lanzar contras. Y la Real, que a priori se postulaba ofensiva, se tuvo que conformar con pocas ocasiones, todas ellas en los pies de un mágico Januzaj que sin estar al cien por cien, fue el más eficaz de los realistas junto con un Elustondo que da igual dónde se posicione, dando un plus enorme al equipo en ataque y defensa. Pero Garitano deberá recuperar a un Oiarzabal perdido, a un Willian José que juega lejos del área y unos Sandro y Theo ansiosos, que mostraban a lo largo del partido una energía que sin criterio, no llegaba a nada. Un punto valioso, pero una nueva tristeza para una afición necesitada de victorias en casa. Y ahora volvemos a los viernes y lunes ante Levante y Celta…y Garitano necesita sumar puntos para no descolgarse en la tabla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here