El funeral con Concha Velasco y Jorge Sanz – Crítica de la obra

Una reseña de Ricardo Campos Urbaneja.

Se sube el telón de forma simbólica y se nos muestra una sala velatorio con un cadáver omnipresente dentro de su caja, acompañado de una pantalla visual donde se ve la imagen de la difunta, un libro de firmas, una mesa y unas sillas. Donde unos parientes de la fallecida, interpretados con una solvencia  perfecta por unos jóvenes actores con gran proyección, como Cristina Abad, Clara Alvarado y Emmanuel Medina, comienzan antes de que empiece El funeral, a interactuar con el público asistente para que se acerquen a dar sus condolencias a los familiares y el último adiós a la estrella Lucrecia Conti, actriz de cine, teatro y televisión que acaba de fallecer. Una obra escrita y dirigida por Manuel M. Velasco que consigue homenajear por encargo a su madre Concha Velasco (Valladolid, 29/11/1939, que inicio su carrera en el año 1954 con tan sólo quince años, y que ha dejado momentos memorables en la historia de nuestros escenarios y en la pantalla, recibiendo innumerables premios a su gran labor y profesionalidad artística, entre ellos un Goya a toda su carrera) que logra entretener con su naturalidad acostumbrada y con esa sencillez, que hace parecer fácil lo difícil de la interpretación. Encontrándonos con una obra bien escrita que mezcla algunos de los ingredientes de la comedia blanca, haciendo referencia al Fantasma de la ópera, Sunset boulevard, Mary Poppins o La Bruja novata. Pero no debemos de olvidarnos de Jorge Sanz (Madrid, 26/08/1969, que comenzó ya a actuar con diez años, y que recibió el Goya en 1989 por su interpretación en Si te dicen que caí, que tuvo que verse sustituyendo a Antonio Resines, en plena gira) que realiza de forma aceptada y correcta dada sus capacidades para la comedia, el papel del agente de Lucrecia Conti, un agente que como la mayoría sólo piensa en ganar dinero, aunque sea utilizando al fantasma de su cliente.

Veremos una obra perfectamente planteada y llevada a escena, para representar de algún modo ejemplar y cómico, el modo de decirnos adiós de su protagonista. Donde los buenos efectos de luces y de sonido, son acompañados de una  música terrorífica, en cada aparición y desaparición del fantasma de Lucrecia Conti. Que no pierde oportunidad de soltar algún que otro ataque a sus parientes, sacando ciertos trapos sucios entre tanto de todos ellos. Dentro de un dialogo ágil, veloz y a veces mordaz, donde la enorme actividad orquestal del resto del reparto, consiguen que el público deba estar a mil sitios para no perder el hilo de lo que sucede y acontece sobre el escenario. Pero no queda ahí todo el reparto de la obra, dado que en este funeral se verá a un par de personajes que sin estar en el escenario hacen su aparición de forma audiovisual, ofreciéndose a colaborar para conseguir que El funeral tuviera unos atractivos diferenciadores, aprovechando las tecnologías actuales, como son Natalia Sprenger haciendo de reportera y especialmente realizando una entrevista a la fantasma de Lucrecia, como es Andreu Buenafuente. Pero aquí no termina lo más curioso de la representación teatral, dado que durante la misma todos los actores se fueron paseando por los pasillos de la sala de butacas, interactuando con el público asistente y para sorpresa de muchos, se repartieron unos aperitivos que ayudaron a apaciguar algunos estómagos, por cortesía de Concha Velasco, que al final de la obra se despidió entre lágrimas, agradeciéndonos el seguimiento y el cariño que siempre la hemos dispensado en San Sebastián, ofreciéndonos como regalo extra una breve demostración de sus dotes vocales al cantarnos el estribillo de una canción en Euskera y dándonos las gracias en nuestra lengua autonómica. Comentándonos que a los asistentes del día anterior, les hizo cantar a coro, el estribillo de La chica ye-ye, lo que promete nuevas sorpresas para el público que vaya en las últimas dos representaciones que se harán tanto hoy sábado como mañana domingo, en el Victoria Eugenia a partir de las 20:00, y que durante cerca de dos horas, mantendrá al público entretenido con una comedia que aunque no haga reír a carcajada limpia, salvo en algunos momentos puntuales, si extraerá de nosotros más de una sonrisa y la sensación de que la inversión fue muy rentable y que nos dio unos beneficios incalculables en la memoria, dado que tener la oportunidad de ver a esta pedazo actriz en su última obra sobre el escenario, será un recuerdo imborrable para los que tengan la gentileza de dejarse embaucar por una obra que tiene un importante mensaje añadido. El cuál cada uno deberá descubrirlo por su propia cuenta.

Así que asistan al funeral, a la despedida de todo un símbolo de nuestros escenarios y de nuestras vidas. Dado que nunca un funeral ha llegado a ser, tan entretenido y emotivo.

¡Muchas gracias, Concha Velasco! Por todos esos años, en los que nos has hecho, llorar, reír, emocionarnos, enamorarnos y sentirnos mejores personas, al poder formar parte de todo lo que nos hemos repartido mutuamente, durante tantos años, viéndote crecer y madurar como mujer y artista. ¡Gracias de corazón!

1 Comentario

  1. Acudimos al teatro a ver a la gran Concha Velasco ,la obra lamentable… Buenos actores pero un guión malísimo…. Ahora entiendo lo que los padres pueden hacer por los hijos . Al final dijeron que pasamos una noche inolvidable (y vive Dios que esta decepción no se nos va a olvidar en la vida ) . Éxitos y bendiciones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here