En esta ocasión melodiosa como ninguna, tengo el enorme privilegio de entrevistar a un compositor y director sobresaliente, que a su favor tiene juventud, exquisitez en el refinamiento de sus creaciones, en las que se dejan sentir las sensaciones más diversas de una mente prodigiosa a la que le aguarda un futuro muy prometedor. Les estoy hablando de Iván Palomares, que fue designado en la 33º edición de los Goya, como mejor música original por “En las Estrellas” premio que termino recayendo a las manos de Olivier Arson por “El Reino”. Este joven madrileño, lleva tras de si una larga trayectoria como compositor, director de orquesta, maestro, ponente y tiene una serie de grabaciones discográficas tanto como compositor, orquestador y director, todo un trabajador incansable del que seguramente escucharemos más maravillas con el tiempo, dado que su ingenio le reserva muchas obras maestras que regalarnos.

(Foto de Natalia García)

Lo primero Iván, quiero agradecerte el tiempo que me concedes, dada tu apretada agenda entre composiciones y demás obligaciones que tendrás programadas. Así que sin más preámbulos, comenzaré con una pregunta que a muchos sorprenderán, pero antes de ser compositor, te iniciaste como actor e incluso has trabajado en alguna serie de televisión. De aquella experiencia qué nos podrías contar y te verías algún día haciendo alguna pequeña aparición, si te lo propusieran.

-Cuando la vocación de uno es comunicar y contar historias, lo normal es encontrar cuál es el medio que más te inspira para ello. Durante un tiempo probé en la actuación hasta que me dí cuenta de que soy capaz de expresar mucho más a través de la música. Pero la formación que he recibido como cómico es totalmente complementaria y, de hecho, permite entender mucho más el cine y el trabajo que aparece en pantalla. Y, por supuesto, uno nunca deja de ser actor. Estaría encantado de volver alguna vez a las tablas.

Entiendo que siempre llevaste la vena musical contigo, nos podrías contar cómo fueron aquéllos inicios de niñez o juventud, y qué recuerdos retienes con más cariño.

-Mis padres solían poner mucha música en casa, muy variada, de todos los estilos, con énfasis en la música clásica. Mi padre me enseñó a tocar el piano y a reconocer los temas musicales en las obras.

Has estudiado música en el Conservatorio Superior de Música de Madrid, y completaste tu excelente formación como director y compositor, en diversos lugares de Europa y Estados Unidos, de la mano de maestros formidables, entre los que se encuentra nuestro Enrique García Asensio, con el que muchos de niños y no tan pequeños, nos creíamos directores con una batuta en la mano. De todos ellos seguro que algo sacaste de provecho, pero quién te impacto de tal manera, que todavía sigas recordándolo de manera especial.

-He tenido la suerte de contar con grandes profesores en el Conservatorio, muchos de ellos ahora amigos. En los Conservatorios españoles hay auténticos maestros y estoy enormemente agradecido a Teresa Catalán, Enrique García Asensio, Enrique Rueda, Ángel Huidobro, Alicia Díaz de la Fuente, Enrique Igoa, Eduardo Armenteros, Mendmaa Dorzhin y tantos otros por han tenido la paciencia de compartir su arte y conocimiento conmigo.

(Foto de Teresa Seller)

En tu extensa carrera, has sido director titular y fundador de la Orquesta Piúmosso, por encargo de la propia fundación, y has dirigido varias orquestas y conjuntos en Europa y en Estados Unidos, seguramente esas experiencias te habrán ayudado a formarte como director y mejorar en la comprensión de las composiciones clásicas. Has trabajado como profesor de orquesta de la Comunidad de Madrid, al frente de la Orquesta y Banda Sinfónica del Conservatorio Profesional de Getafe así como al frente de otras orquestas juveniles. Qué nos podrías contar de la sensación de ser el maestro, y enseñar a los jóvenes que desean seguir la senda del pentagrama.

-Mi experiencia con orquestas jóvenes ha sido maravillosa. Es apasionante ver el potencial de los estudiantes y cómo la motivación y las ganas de superarse permiten dar pasos de gigante en el seno de un orquesta o banda. Sin duda alguna, he aprendido mucho más de ellos que ellos de mí: me han hecho mejor músico y mejor persona.

Además has sido invitado a numerosas conferencias musicales y fuiste seleccionado como uno de los 12 compositores y directores participantes en el prestigioso Ascap Film Scoring Workshop en el 2015, que se desarrollo en la ciudad de Los Angeles, California. Sobre el prestigioso Ascap Film Scoring Workshop, nos puedes decir de qué se trata, para aquellos que ignoran su valor y la importancia de ser uno de los elegidos.  

-Es la beca más importante para un compositor que quiera dedicarse al cine. Durante un mes, te abren las puertas del sistema de estudios de Hollywood y te dan las mismas herramientas, trato y condiciones que le darían a un compositor al que contratarían para un blockbuster: mismos músicos (los mismos que graban con John Williams), estudios de grabación (en los estudios Warner o 20th Century Fox), técnicos, asesoramiento, etc. Cada año eligen a 12 compositores de todo el mundo.

(Foto de Teresa Seller)

Realizas muchas actividades dentro de las inmensidades del pentagrama de la vida de un compositor. Docente, ponente, compositor, director y orquestador, pero de todas ellas con cuáles disfrutas más, o de todas ellas en su medida, logras encontrar el placer idóneo de la nota bien puesta, que ayuda a fusionar en perfecta armonía el desarrollo de tu persona creadora y humana.

-Todas ellas son necesarias y complementarias en la vida de un músico. Para mí no hay diferencia entre ser compositor, director, intérprete, docente, etc… todo forma parte del ideal del músico “total”. Ser músico, además de una profesión, es una forma de vida.

Tienes una enorme variedad de composiciones, para diversas publicidades televisivas, trabajos para la televisión como Un mundo aparte, Ciega a citas, Pacífico, etc… Y especialmente para el cine, en cortometrajes, documentales y películas. Entre las que podemos nombrar Proteger bajo el fuego, Le Vent des Regrets, Horror Vacui, Soul Mates, Home, Sweet Home, y por la que te han designado a los Goya, en la pasada 33º edición a la mejor música original, por “En las Estrellas”. Pero el Premio recayó para Olivier Orson por “El Reino” que era la favorita para 13 bustos, consiguiendo finalmente 7. Lo poco que pude escuchar en el programa de “Sinfonía de la mañana” de nuestro amigo común Martín Llade, debo reconocer que encontré tus creaciones maravillosas y llenas de originalidad, buscando para cada escena lo que realmente solicitaba, sin entrar en algo totalmente lineal, si no, con variables sonoras que hacen de esa música algo mágico, muy apropiado para la historia que se narraba en el film de Zoe Berriatúa. Qué nos puedes contar sobre el proceso creativo de dicha música y de la experiencia de trabajar junto a Berriatúa.

-Fue una experiencia única, porque la película es totalmente distinta de lo habitual. Zoe Berriatúa tiene un talento extraordinario y la película, además de una oda al cine, narraba una historia en paralelo sobre la pérdida, la infancia y los sueños.

Fuimos desarrollando todas estas líneas argumentales en paralelo y todo el proceso creativo fue muy interesante e inspirador.

(Foto de Natalia García)

Fuiste además el director de la orquestación de la música de “En las Estrellas” junto a la Orquesta Sinfónica de España, con unos excelentes músicos entre los que se contaba el gran pianista Eduardo Frías. Qué nos puedes decir de ese enorme trabajo de recreación, y con qué colaboradores contaste dentro de la armonización espléndida, que ha supuesto el conseguir el enorme reconocimiento de verte designado dentro de la ceremonia de los Goya por primera vez en tu carrera.

-Fue maravilloso volver a contar con la OSRTVE. Tanto la música como los solos instrumentales fueron escritos pensando en los solistas que iban a interpretarlos. Uno no tiene siempre la suerte de poder hacer algo así.

Para quien no haya tenido todavía el placer de ver la película “En las Estrellas”, dado que todo el mundo no ha dejado de hablar, de los films que estaban con mayor número de posibilidades dentro de las quinielas. Qué nos encontraremos en el largometraje de “En las Estrellas” de Zoe Berriatúa.  Pues según te escuche en “Sinfonía de la mañana”, es una obra que puede recordar a la película “La vida es bella”, pero con una visión diferente, entretenida y con cierta pizca de fantasía y magia.

-La referencia de la vida es bella es lógica, por el hecho de que haya en la película una historia entre un padre y un hijo, pero realmente no se parecen tanto. Si en la Vida es Bella el padre recurre a la fantasía para evitar que su hijo sea consciente de la realidad, en ésta el hijo sigue la corriente al padre en un juego de fantasía en el cual es el propio padre quien no quiere enfrentarse a la realidad.

Desconozco si además de todas esas composiciones en las que debes adaptarte a las exigencias de directores, donde él como tú, os debéis fusionar en un concepto e idea, que sea la adecuada para la escena o la toma. Si también has compuesto obras por libre como los grandes compositores clásicos, quizás alguna sinfonía, sonatas, conciertos, serenatas, etc… Dado que aunque en todo lo que un artista crea, sea por encargo o de forma libre, siempre algo de su persona sale a flote en mayor o menor medida. Entiendo que cuando uno decide crear algo sin exigencias de terceros, se puede sentir liberado para exponer en total plenitud el cuadro interior que le envuelve y le embarga. En tu caso Iván, has llegado a componer algo así, o lo tienes en mente de cara al futuro.

-Por supuesto. La música de cine no deja de ser una obra de encargo y un traje a medida para vestir una historia en la que trabajan muchos otros artistas. Cuando termino una película o un proyecto audiovisual, suelo buscar siempre tiempo para escribir alguna pieza de concierto, no programática, que me permita plasmar otro tipo de escritura y seguir creciendo como compositor. Lo mismo me pasa después de trabajar un repertorio como director de orquesta.

(Foto de Teresa Seller)

Sin más, quiero desearte Iván Palomares, un éxito enorme en tus nuevos proyectos creativos. Estoy segurísimo de que sabremos mucho más de ti en futuros años, donde la música y las musas que te acompañan cada día, seguirán dándote alas para lograr todo aquello con lo que sueñas. Ese Goya, que este año no pudo ser y quién sabe, dado que también tienes residencia en Los Angeles, un día te veamos recogiendo la famosa estatuilla dorada de Hollywood, por una de esas innumerables obras maestras que están por venir.

(Foto de Natalia García)

Espero que no te importe responder a una serie de preguntas tipo test, que nos ayudarán a conocerte algo más, dentro de tus gustos y aficiones.

 

 

¡Mucha suerte y abrazos musicales!

 

PREGUNTAS TIPO TEST:

¿Un personaje histórico? Pitágoras.

¿Una época? Exposición Universal de París, 1900.

¿Un pintor? Vincent Van Gogh.

¿Un escultor? Michelangelo Buonarroti.

¿Un escritor? Guy de Maupassant.

¿Un poeta? Charles Baudelaire.

¿Un libro? Ébano de Ryszard Kapuscinski.

¿Una película?  El Chico, de Chaplin.

¿Un director de cine, teatro o televisión? Steven Spielberg.

¿Un actor? Marlo Brando.

¿Una actriz? Susi Sánchez.

¿Un compositor? L. V. Beethoven.

¿Un cantante? Camarón de la Isla.

¿Un músico? Paco de Lucía.

¿Una flor? Una planta más bien: Lavanda.

¿Un animal? El gato.

¿Una estación del año? La primavera.

¿Un lugar donde residir? París.

¿Un lugar que te gustaría visitar antes de morir? Ciudad del Cabo.

¿Un color? El del Mar.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here