Gigantes (2018) – Primera temporada

Por Rober Ortega

Hace unos meses nuestro compañero Mario Simancas nos hablaba en un vídeo sobre la serie Gigantes tras haber disfrutado de dos capítulos en el Festival de cine de San Sebastián. Hoy os escribe un servidor sobre la primera temporada tras visionar sus 6 capítulos.

La serie está principalmente protagonizada por Daniel Grao, Carlos Librado ‘Nene’ y mi gran descubrimiento, no de la serie, sino del año, Isak Ferriz. Secundariamente y como gran reclamo está el gran José Coronado, pero me centro en los 3 gigantes principales.

El comienzo me pareció sencillo, angustioso por momentos, y sentía que no terminaba de arrancar. El padre asqueroso que educa a sus hijos en un estado de mafia totalitaria donde ni los gitanos logran hacerles frente, es más, son ellos quienes echan del barrio al clan calé.

Según avanzan los capítulos va adquiriendo forma, interés y nos llega a un estado de absoluta impresión por los cuatro costados. Y me refiero a partir del cuarto capítulo.

La familia hace aguas, cada uno de los hermanos pretende algo diferente: el pequeño, conquistar nuevamente a su gran amor de juventud, el mediano, ser el jefe, el shérif del lugar, y el mediano, ganar un dinerito, sin más. Pero la ambición puede salir muy cara, y así nos mantiene en el último capítulo con una tensión poco comparable a nada, lo que convierte este sexto y último capítulo de la temporada en uno de los mejores episodios que he visto jamás en una ficción española.

Y como digo, las interpretaciones son magistrales: Daniel Grao como el hombre sin sonrisa, serio, seco, cortante, buen papel el suyo; Nene, aquel futbolista que se metió a monologuista para acabar siendo un actor de órdago, de futuro, un brutote con cara de buenazo que encajó perfectamente en el papel de Jonan en El guardián invisible y que estoy convencido será una revelación y un futuro talento del cine español no tardando mucho; y mi devoción, Isak Ferriz. Deconocía a este actor y por suerte he conseguido descubrirlo gracias a Gigantes. Papel correcto, serio, irresponsable, cabeza loca… un papel a la altura de un buen actor, hasta que llega el final. Y llegando el final es cuando me doy cuenta de que este chico es de lo mejorcito que he logrado ver jamás en el panorama español. Me río de Javier Bardem y compañía, este chico les hace trizas, puro talento, un diamante en bruto del cual estoy más que convencido de que llegará muy pero que muy lejos. Por lo demás, buenas interpretaciones, una dirección encabezada por Enrique Urbizu perfecta, dirección artística, localizaciones, todo, una maravilla, y una serie más que recomendable; eso sí, tened paciencia, lo bueno no siempre llega al principio de todo.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here