Lo que esconde Silver Lake (2018)

Por Rober Ortega

El director de It follows nos trae una de las películas más atractivas del 2018. La inspiración de David Robert Mitchell -quien también firma el guión- en David Lynch es más que evidente, pero con un sello propio que nos avista a un gran director al que estamos por descubrir, de esos a los que la vida deja una filmografía selecta e histórica; al tiempo.

Necesitábamos un género neo-noir ya hoy en día, de esos disfrutables, y Mitchell nos ha traído un regalazo navideño en forma de ello. Protagonizada por Andrew Garfield, quien se mete el papelón de su vida (con permiso de Hasta el último hombre), la cinta sigue a Sam, un chaval que se obsesiona con la desaparición de su vecina, con la que estaba a un paso de enrollarse, en una ciudad donde la noticia está en un asesino de perros. Así, con esta guisa, se presenta Lo que esconde Silver Lake, en una búsqueda tan cuerda como surrealista, y tan loca que contiene escenas que nos dejan con la boca abierta. Literalmente.

Estamos ante un clásico instantáneo, una ya consolidada como película de culto, quizá la película más completa en años, donde no sólo cabe el thriller, un misterio por resolver, un drama humano, incluso momentos muy de comedia muy negra, incluso alguna escena que nos incita terror; Mitchell ambién juega con nosotros con asesinatos a sangre fría, escenas gore, caras desfiguradas, y, por favor, prohibido parpadear en la escena del compositor.

Esperaba una buena película, con un buen argumento, un experimento raro, visto el tráiler, con cosas que no encajarían, y así ha sido, pero de una manera tan sutil como asombrosa, en la cual sus más de dos horas de metraje se me han pasado volando de tal manera que necesito más de David Robert Mitchell (y soy de aquellos a los que It follows decepcionó más de lo esperado).

Lo mejor: me quedo con su ambientación general, su falta de tabúes en todos los sentidos, y la moral tan inmoral de su protagonista.

Lo peor: Alguna ida de olla más allá de lo absurdo, pero incluso a los hermanos Coen les pasa, y todos les aplauden, ¿por qué con Mitchell debe ser diferente?

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here