Mata Hari (1931)

Por Ricardo Campos Urbaneja

Margaretha Geertruida Zelle, más conocida como Mata Hari, una exótica bailarina acusada y ejecutada por espionaje durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), personaje histórico que interpretó de manera magnífica una de las actrices más míticas y emblemáticas de toda la historia del cine, Greta Garbo. Que al igual que Mata Hari, supo encandilar y enamorar a todo el mundo, con ese magnetismo y esa aura de misterio que la envolvía por completo, hasta convertirla en el icono por excelencia del séptimo arte.

Esta película de 1931 que fue dirigida por George Fitzmaurice –del que ya hablé en mi reseña sobre su película Cómo tú, me deseas (1932), fue protagonizada por Greta Garbo y Lionel Barrymore –de los que ya he hablado en anteriores ocasiones. En esta ocasión se ven acompañados por uno de esos galanes del cine mudo al igual que Rodolfo Valentino, que se llamaba Ramón Novarro (Actor mexicano, que se convirtió en el primer actor que trabajó y que logró el éxito en Hollywood. Participando en un total de 55 películas, siendo especialmente recordado como uno de los grandes Latin Lover del cine mundo, pero que además de actor, fue productor y guionista. Durante su carrera consiguió rodar muchas películas ya olvidadas, pero de las que podrían destacar Los cuatro jinetes del Apocalipsis, El prisionero de Zenda, Scaramouche, Ben-Hur: A tale of the Christ, La sevillana, Mata Hari, Una noche en el Cairo, Rompiendo las cadenas, Crisis y El pistolero de Cheyenne. Realizando pequeñas apariciones en algunas series que marcaron época durante generaciones, como Hazañas bélicas, Bonanza, The Wild Wild West y El Gran Chaparral) y Lewis Stone (Actor norteamericano, que participo en la guerra hispano-estadounidense. Fue designado al Óscar de la Academia en 1929, por El patriota. Actuó en varias películas con la Garbo. Su carrera se promociono gracias a su participación en El presidio, interpretando a maduros aventureros del estilo de Indiana Jones, en El mundo perdido y La máscara de Fu-Manchu. Aunque le recordaremos especialmente por las muchas películas tanto mudas como sonoras, que interpreto junto a la Garbo).   

Nos encontramos ante una película irrepetible, con una historia bien conocida de aquella bailarina conocida como Mata Hari (personaje interpretado de manera sublime por Greta Garbo, pues era la actriz idónea para dar vida en la pantalla a tan genuina espía. Dado que era todo un icono cinematográfico al que llegaron a llamar La Esfinge Sueca), dicha espía durante la Primera Guerra Mundial, trabajaba para los alemanes, robando o consiguiendo con sus artes seductoras la información que necesitaba, de cualquier mando que perteneciese a los aliados. Convirtiéndose en puro espectáculo con sus bailes exóticos, que volvía locos tanto a los hombres como a las mujeres, que también terminaban cayendo rendidas a su magnetismo y sus encantos, si ella se veía necesitada de conseguir lo que fuera de ellas. A la que desea capturar con pruebas un alto jefe de la policía secreta francesa, que esta observando en una escena memorable el fusilamiento de unos traidores capturados, que se niegan en desvelar que Mata Hari, esta detrás de todo. La espía más famosa de la historia, tenía enamorados incluso a altos mandos rusos, entres ellos a un general que interpreta de forma perfecta, Lionel Barrymore, con el que juega a su antojo e interés, según sean las circunstancias de la información que desee conseguir. En este film nos encontramos como superior de Mata Hari, a un frío maestro del espionaje, que no tiene escrúpulos de mandar a su asesino que es paticorto, dado que tan sólo podemos ver de él, que lleva una suela más alta en un pie que en el otro, debido a un defecto físico, lo que recuerda con las apariciones de sus botas, que es lo único que sabiamente el director ha querido mostrarnos, el estilo más genuino del misterio, que posteriormente fue elevado a otros niveles por el rey del suspense.

Pero Mata Hari lo que no llega a sospechar, es que conocería a un joven y apuesto piloto ruso interpretado por Ramon Novarro, que se enamora perdidamente de ella, y al verse despechado y herido en su orgullo de hombre enamorado, por la frialdad de su amada, decide ser distante y maleducado. Pero ella, al saber por el general ruso al que intenta sonsacar cierta información, que ese piloto llevará consigo lo que necesita a Moscú, decide dejar al general y se dirige a casa del piloto, logrando con su arte y manipulación, distraerlo lo suficiente durante una noche, para que accedieran a su domicilio y se llevasen los papeles para ser fotografiados. Al descubrir el general ruso que el piloto recibió su visita, dedujo erróneamente que el joven era un colaborador de Mata Hari. Por lo que sintiéndose doblemente engañado y traicionado, cuando recibe la visita de Mata, mantiene con ella una dura conversación donde ella le confiesa que es una espía, entregándole la información que le había logrado hurtar al joven piloto, alegando que éste no sabía nada de todo ello, que sólo era un loco enamorado. Pero él no la cree, y llamando al jefe de la policía secreta francesa, le logra adelantar que Mata Hari es la espía que le dijo que era, y antes de que delatara equivocadamente al piloto ruso, Mata Hari decide pegarle un tiro al ver que con sus ruegos no conseguía el efecto que deseaba, dándose cuenta en ese preciso momento que tenía un corazón ahí donde no lo creía tener, pues había matado al general para salvar el destino mortal de su joven amado.

Finalmente ella es capturada y él piloto tiene un accidente donde pierde la vista, y antes de que los único doce hombres que no habían sucumbido a su red hipnótica, la fusilaran por espía y traidora de Francia. Recibe la visita del único que había logrado robarla su latido, haciéndole creer que esta en un centro médico y que se la llevan para una intervención quirúrgica, de la que quizás no salga con vida, mientras le confiesa que pronto podrá recuperar la vista. Viendo una de las escenas románticas más memorables de ella, sin olvidarnos de la que realizo magistralmente en la adaptación de La dama de las camelias, de Alejandro Dumas hijo, junto a Robert Taylor.

En la escena final vemos como se la llevan custodiada por doce hombres, que cumplirán con sus órdenes, dándole muerte a la espía más memorable de la historia del siglo XX. Convirtiendo a esta película en toda una obra maestra, que nadie al que le guste el espionaje, debería perdérsela. Dado que un elenco de actores sobresalientes, encabezado por Greta Garbo, Ramon Novarro, Lionel Barrymore y Lewis Stone, nos ofrecen unas interpretaciones geniales y perfectas, en la que una historia bien expuesta en pantalla con escenas que se quedarán grabadas en nuestras retinas, nos ofrecen una película sobresaliente, que ya forma parte de los anales del mejor cine que se haya realizado jamás.

¡Muy recomendable!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here