Valioso punto para seguir invicto con Imanol: 0-0 en la batalla de Girona

[Total:1    Promedio:5/5]

La Real se enfrentaba a un Eusebio que parece haber encontrado un tipo de juego diferente al que practicó en Donostia, con un centro del campo que se ha dedicado más a la destrucción que otra cosa. Y la real se plantaba con las importantes bajas de Willian José, Januzaj, Illarramendi o Theo. Pero la primera parte fue claramente dominio de una Real más vertical, que buscaba los huecos aprovechando la movilidad de Juanmi y Sandro. Imanol tenía bien estudiado a Eusebio, y en la primera parte daba la sensación que buscaban jugadas que ya habían ensayado. Pero la primera ocasión fue de Stuani en el 4 que Rulli realizaba una buena parada. En el q0 avisaba Juanmi en un tiro a pase de Oiarzabal que lanzaba al lateral de la portería. En el 14 una buena contra del Girona es bien cortada por Llorente pero su rechace llega hasta Lozano, y su tiro lo bloquea bien Rulli. En el 22 la Real tendría una buena ocasión tras una jugada en la que Aihen centraría a Zaldua, y el posterior pase no llegara Oiarzabal por muy poco. Y en el 26 Merino buscaría a Sandro en un gran pase en profundidad, al que el canario no conseguiría controlar bien.  En el 36 Rulli salvaría a su equipo con un paradón con el tobillo a tiro de Lozano en el 36, en la mejor ocasión del partido, y en el 38 Rulli saldría bien a un mal rechace de Navas. Y así finalizaría la primera parte, con una Real que daba sensación de mayor peligro, pero siendo la del Girona la mejor ocasión. La Real buscaba en el centro del campo los pocos huecos que dejaba el equipo de Eusebio, y la movilidad de los tres delanteros daba esa sensación de mayor peligro.

Pero en la segunda parte las tornas cambiaron, con un Girona mucho más agresivo, con la permisividad del árbitro navarro Eduardo Prieto, aunque las primeras ocasiones fueron de la Real. En el 48 Zaldua lanzaría un zapatazo tras un rechace, que Bono pararía. Poco después Sandro sacaría muy bien una falta que Llorente no acertaría a rematar por poco frente al portero. En el 63 Zurutuza buscaría un gran pase en profundidad para Sandro que no llegaría. El Girona comenzaba a cargarse de tarjetas, y sus cambios eran directamente para evitar una expulsión, que varios jugadores estuvieron rozando ante la permisividad del árbitro. Stuani en el 65 remataría de cabeza en una pugna con Navas, peo fuera; y en el 67, no conseguiría rematar un gran centro de Aleix García por poco. Eran los mejores minutos del Girona, y Sandro en el 71 realizaría una sucesión de excesivas paredes con Oiarzabal, que malograrían una buena oportunidad. Bautista entraría en el 72 por un Juanmi que se había apagado en la segunda parte y Pardo entraría por Zurutuza en el 78, dando aire a un centro del campo que estaba siendo cosido a faltas (26 en el cómputo global del partido).  Stuani tendría otra ocasión en el 79 en un remate de cabeza que se iba fuera pero Rulli sacaba por si acaso y en el 84 Borja García tendría la ocasión más clara de la segunda parte para el Girona, que lanza al cielo de Montilivi cuando recibía un buen pase al corazón del área. La Real se encomendaba a la suerte, pues los cambios no daban ningún plus al equipo y el Girona apretaba. En el 85 Merino veía la única tarjeta amarilla del equipo. Sandro sacaba un balón a la carrera en el 86 descongestionando la presión del Girona, y la defensa roba el balón a Oiarzabal en el último regate. En el 87, cuando estaba Barrenetxea preparado para entrar, Imanol cambia de opinión y daba entrada a Moreno por un Merino ya cansado, que había dado todo un recital en el medio campo. Tal vez para contrarrestar el último cambio de Eusebio.

Y así finalizaba el encuentro, con un positivo punto para dejar a la Real 8º con 35 puntos a sólo dos de Europa y 4 de la Champions. Un punto que sabe a poco pero deja a Imanol invicto y a la Real viva, a expensas de recibir este domingo al Atlético en un duro test para Anoeta. Las bajas han sido importantes, sobre todo de un Januzaj y Theo que hoy hubieran dado un plus a ambas bandas y un Willian José enrachado que hoy dejaba a la Real sin una referencia clara, aunque en la primera parte el juego de Juanmi y Sandro fue interesante, con buenas diagonales que daban sensación real de peligro. Llega el momento de recuperar efectivos y prepararse para la gran batalla de un Atlético que aspira a todo, y que dará guerra en Anoeta.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here